El pasado domingo concluyó el Sínodo para la Amazonía, que marcará una etapa en la Iglesia Católica. Jaime Palacio nos compartía a su regreso hacia Yurimaguas que en Roma se palpaban los tres procesos de conversión que Francisco está impulsando: hacia una Iglesia sinodal, más horizontal y  que camina junto al pueblo, hacia la ecología integral, como única forma de afrontar la crisis ecosocial, y hacia una pastoral encarnada en el pueblo.

La Iglesia no es una ONG, ni el Sínodo una cumbre mundial, pero sí ha existido el Sínodo paralelo en la calle, en la Tienda de la Casa Común, donde diversas instituciones eclesiales y congregaciones han organizado eventos para alentar el trabajo que puertas adentro desarrollaban los padres sinodales, han reflexionado juntas compartiendo experiencias de futuro y, en las tardes, han compartido con los obispos las cuestiones que cada día se iban reflexionando en la asamblea. Los obispos han sentido que el pueblo, que tenía que negociar con la Guardia Suiza para poder acceder hasta ellos, vibraba y les acompañaba en este momento.

En medio de las sesiones, casi por sorpresa, algunos de los laicos participantes en la Tienda de la Casa Común pudieron participar en un hito histórico: la reedición del pacto de las Catacumbas de Santa Domitila, que en 1964 sellaron 40 de los padres conciliares del Vaticano II, liderados por Dom Helder Cámara. Revestido con la estola de este hermano, el cardenal Humes presidió hace una semana la celebración que refrendaba con un nuevo pacto la conversión a una Iglesia con rostro amazónico, pobre y servidora, profética y samaritana.

 Tras estas intensas semanas en la Tienda de la Casa Común, una parte del equipo misionero itinerante que acompaña a las   comunidades originarias amazónicas hará un alto en su camino y estarán de gira por España durante las dos próximas   semanas. Impulsados por el jesuíta Fernando López y Entreculturas, han armado un completo calendario para intentar llevar   el viento fresco del Sínodo a todos nuestros rincones eclesiales. REDES y el resto de la alianza Enlázate por la Justicia nos   hemos activado para organizar el apretado programa de mesas redondas, celebraciones, vigilias, visitas a colegios...   sabiendo que es una oportunidad de participar de el mismo Espíritu que se ha manifestado en Roma. Esta actividad está   sirviendo de incentivo para la animación territorial, ya que las REDES territoriales se han coordinado para preparar las   distintas actividades en cada lugar durante estas dos semanas.

 Como punto y seguido de este inspirador movimiento, el jueves 14 de noviembre, a las 20h en la sede jesuíta de   Maldonado, 1 de Madrid estamos todos invitados a una mesa redonda para compartir con este equipo itinerante. Después   seremos enviados a nuestras comunidades, asociaciones, colectivos para seguir compartiendo este proceso.