REDES  crece si nuestra IP crece

El último fin de semana de octubre, tal como el año pasado, desarrollamos el Encuentro Nacional de Incidencia Política (IP) de REDES, que en esta ocasión coincidió con el Encuentro de Voluntariado. Contamos con 20 participantes de 14 entidades de REDES, además de Confer y otras 3 entidades amigas. 

La tarde del viernes la dedicamos a recordar la formación en IP que REDES viene impulsando. En este caso, presentamos el Aula Virtual de REDES, recientemente remozada, y sus potencialidades, con ayuda de Cristina Fuertes, de la Coordinadora Nacional de ONG. Resolvimos dudas sobre el curso de Incidencia Política cuya segunda edición está iniciándose en Madrid y Badajoz. Para concluir, dos alumnas presentaron los proyectos de incidencia que habían desarrollado en la primera edición del curso.

 La mañana siguiente trabajamos con Jorge Castañeda, especialista en campañas y comunicación para el cambio social, el taller sobre las claves para la realización de un proyecto de IP. El objetivo era despertar el interés a la vez que trabajar, a través de una práctica, conocimientos, pautas y herramientas para poner en marcha campañas, acciones e iniciativas centradas en la incidencia política y social. Partimos del concepto de IP como la posibilidad de “influir en la toma de decisiones y/o en las relaciones de poder proponiendo alternativas para la transformación social” y cayendo en la cuenta de argumentos por los que algunas entidades renuncian a la IP (falta de recursos, de experiencia, dudas sobre su utilidad…). Posteriormente compartimos sobre la necesidad de realizar IP, creatividad, estrategias, fortalecimiento de alianzas entre entidades, movilización social y sus resultados, sobre la comunicación positiva y centrada en alternativas. Fue un momento intenso de compartir desde las realidad concreta y diversa de cada entidad, característica de REDES.

 Una vez que nos decidimos a emprender una campaña, hablamos de la necesidad de conceptualizarla, el desarrollo de su estrategia, la necesidad de tener claras las acciones, la necesidad de comunicar bien a través del diseño de materiales para su difusión y su posterior  evaluación. La sesión ha sido un espacio de reflexión, análisis, discusión y lugar de encuentro e intercambio de organizaciones que trabajan por el desarrollo social y la defensa de los derechos humanos y de los pueblos, desde sus acciones de solidaridad y cooperación.

 En la tarde del sábado tomamos tierra en el trabajo sobre el PIan Estratégico 2020-2022 de REDES en Incidencia Política, animado por Javier Sánchez, coordinador grupo de IP de REDES. Uno de los retos importantes es que cada entidad de REDES interiorice como suya la  IP que se viene desarrollando, lo que requiere mayor comunicación con las entidades, mostrándoles de modo cercano todas las líneas que se están trabajando. Y el ideal de que cada entidad tenga una persona de referencia en IP que se vincule al grupo de trabajo de IP de  REDES.

 Para concluir el encuentro invitamos a M. Francisca Sánchez Vara, directora de la sección de Trata de Personas de la Comisión Episcopal de Migraciones. Nos situó en el contexto  global de desigualdad, mercantilización, flujos migratorios, problema medioambiental… Cuando las leyes no garantizan la protección de los derechos fundamentales, la población que busca una vida mejor está en riesgo de caer en las mafias internacionales de trata, que gestionan el segundo negocio ilegal más lucrativo del mundo, al que España contribuye como primer país de Europa y tercero del mundo en consumo de prostitución.

 Mari Fran nos abrió esta ventana que cuesta mirar y nos presentó las distintas alianzas con presencia de entidades eclesiales y civiles que desarrollan trabajo de asistencia a las víctimas, sensibilización para el cambio e incidencia política, sobre todo en demanda de una Ley Integral contra la Trata en todas sus dimensiones.

Palabras del papa Francisco: “hay mucha ignorancia en el tema de la trata. Pero a veces parece que haya también poca voluntad de comprender la dimensión del problema. ¿Por qué? Porque toca de cerca nuestras conciencias, porque es escabroso, porque nos avergüenza. Hay además quien, conociéndolo, no quiere hablar de ello porque se encuentra al final de la «cadena de consumo», como usuario de los «servicios» que son ofrecidos en la calle o en internet. Está, finalmente, quien no quiere que se hable, por estar implicado directamente en las organizaciones criminales que de la trata obtienen buenos beneficios».

  Un estímulo y una llamada para REDES. En este mundo en el que todo está conectado renovamos nuestro compromiso por capacitarnos para apoyar los procesos de transformación social.