Pricing Table Particle

Quickly drive clicks-and-mortar catalysts for change
  • Basic
  • Standard Compliant Channels
  • $50
  • Completely synergize resource taxing relationships via premier market
  • 1 GB of space
  • Support at $25/hour
  • Sign Up
  • Premium
  • Standard Compliant Channels
  • $100
  • Completely synergize resource taxing relationships via premier market
  • 10 GB of space
  • Support at $15/hour
  • Sign Up
  • Platinum
  • Standard Compliant Channels
  • $250
  • Completely synergize resource taxing relationships via premier market
  • 30 GB of space
  • Support at $5/hour
  • Sign Up

Hemos compartido la conversación con el periodista J. Naranjo desde Senegal, organizada por GlobalCodes, para acercarnos al desarrollo de la crisis sanitaria global en África. El análisis de Naranjo se puede complementar con otros como el de los investigadores sanitarios Elena Gómez e Israel Cruz

El número actual de afectados en el continente indica una situación similar a la que estábamos en Europa hace un mes. A partir de los primeros contagios importados en el Magreb, Nigeria y Sudáfrica, en este momento la necesidad es limitar los contagios dentro de la propia comunidad, una vez que las fronteras externas están cerradas. La amenaza fundamental es la enorme debilidad de los sistemas de salud. Por ejemplo, en todo Senegal solo existían al inicio de la crisis 100 camas UCI. Fortalecer estos sistemas debería ser el foco de la cooperación internacional en el futuro próximo. Naranjo ponía de ejemplo en este sentido los programas de formación conjunta de profesionales de la salud.

Otra fragilidad de África ante esta crisis es el deficiente acceso al agua, lo que limita las medidas de higiene. Es habitual, sobre todo en las zonas rurales, que las personas deban esperar largas colas para proveerse de agua. Por otra parte, la población de riesgo ante el COVID es muy alta, pues a las personas de edad se suman las que padecen enfermedades preexistentes, como tuberculosis, malaria o VIH o situaciones de malnutrición.

Por otra parte, las fortalezas africanas señaladas por el periodista en este contexto serían:

  • la rápida reacción de las administraciones, cerrando accesos y espacios con medidas como los toques de queda.
  • la costumbre de lidiar con emergencias de salud pública, para las que existen protocolos y sistemas de alerta ya probados. Por ejemplo, en Conakry las medidas frente al ébola de 2014 consiguieron mitigar las epidemias recurrentes de cólera que habían venido padeciendo. En los países que fueron afectados por aquella epidemia (pero solo en ellos) ya se monitoreó el trazado de los contactos entre personas afectadas, que es una herramienta fundamental en la actual situación.
  • la experiencia con estrategias de sensibilización comunitaria que promueven las medidas básicas de lavado de manos y distanciamiento social. Son cruciales las radios locales y la red local de agentes comunitarios de salud. Como se está viendo en Europa, la pandemia necesita una resupuesta social tanto como una respuesta sanitaria. Ahí la experiencia de África es grande.

Las medidas de confinamiento adoptan matices en cada país. Los regímenes menos democráticos controlan más drásticamente el cumplimiento del confinamiento. En RD Congo y Nigeria se ha intentado aislar las grandes urbes respecto de la población rural, conscientes de que en dicho medio las condiciones son más difíciles para garantizar las medidas de prevención y tratamiento. Se plantean también medidas parciales como el confinamiento de las personas mayores de cierta edad. En todo caso las condiciones generales de África indican que no se pueden transplantar, como también advertían desde Latinoamérica, las medidas seguidas en Europa. Con una economía informal del 80%, la gente necesita salir a trabajar para comer. Por otra parte, las viviendas son muy reducidas y se vive cotidianamente en la calle. Se necesitarían recursos para atender a las necesidades básicas de la población que no puede salir a trabajar, teniendo en cuenta también a los colectivos más vulnerables que viven, por ejemplo, de la mendicidad.

La crisis económica azotará cuando los países vayan superando el pico de la epidemia. En el caso de África hay condiciones que agudizarán este proceso. Por ejemplo, la economía africana depende mucho del exterior y el mercado interno es débil. La desaceleración global está requiriendo menos importaciones de los recursos africanos. En la reciente reunión del G20 se ha advertido del apoyo que África necesitará para afrontar la crisis económica, en un contexto global incierto. El presidente sudafricano sugirió la suspensión de la deuda externa, lo que ha sido inicialmente bien acogido por los actores econnómicos internacionales. Esta es una oportunidad, difícil, eso sí, para que la Unión Africana dé un paso de madurez y se posicione determinantemente cerca de los problemas de la población, con medidas solidarias para activar el mercado y las alianzas internas.

Sin duda la crisis sanitaria está afectando ya a los movimientos poblacionales en el continente. El flujo en África del Oeste hacia Europa se ralentizará al cerrarse las fronteras habitualmente permeables entre estos estados. Por otra parte, parece que los conflictos armados en Chad, Mali, Burkina se están intensificando. Naranjo nos describía cómo los actores armados aprovechan las crisis globales para reposicionarse ante la confusión generalizada y el desplazamiento del foco de interés. La ya de por sí frágil situación de los campos de refugiados se agrava todavia más. Es fundamental en este sentido el trabajo de las agencias nternacionales y de las ONGD.

La incertidumbre es muy grande en la evolución de la crisis en sus distintas escalas. Si la curva de contagios en África evoluaciona como en Europa, podríamos llegar a primeros de mayo a los 100.000 afectados, lo que podría producir un colapso social. Si la reacción precoz y la sensibilización social para la prevención consiguen aplanar la curva, la confianza de África saldrá reforzada de esta crisis.

 

CONSENTIMIENTO COOKIES

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros productos y servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Al aceptar el presente aviso entendemos que das tu consentimiento a nuestra Política de Cookies. Saber más

Acepto

Únete a REDES

¡Únete ahora!

Boletín de noticias