Pricing Table Particle

Quickly drive clicks-and-mortar catalysts for change
  • Basic
  • Standard Compliant Channels
  • $50
  • Completely synergize resource taxing relationships via premier market
  • 1 GB of space
  • Support at $25/hour
  • Sign Up
  • Premium
  • Standard Compliant Channels
  • $100
  • Completely synergize resource taxing relationships via premier market
  • 10 GB of space
  • Support at $15/hour
  • Sign Up
  • Platinum
  • Standard Compliant Channels
  • $250
  • Completely synergize resource taxing relationships via premier market
  • 30 GB of space
  • Support at $5/hour
  • Sign Up

El Grupo de Estudios Africanos de la Universidad Autónoma de Madrid (GEA-UAM) ha presentado recientemente su informe sobre el III Plan África del gobierno de España, que va a comenzar a caminar con la convocatoria de la Mesa de África.

 

Entre las medidas recomendadas por el GEA-UAM destacamos las que abogan por una ley de Diligencia Debida para mejorar la situación de los DDHH y ambientales, así como por la coherencia de las políticas de España en el continente vecino. 

Aunque el III Plan África: España y África: desafío y oportunidad fue aprobado en marzo del 2019, recién se ha convocado la Mesa África como plataforma de información e intercambio entre la administración y actores españoles claves en África. Para enriquecer el escenario, el GEA-UAM ha realizado una valoración del diagnóstico de los desafíos que afronta la región y de las prioridades seleccionadas en el Plan, enmarcadas en estas 4 estrategias: 1) Contribuir a la paz y seguridad; 2) Impulsar y participar del desarrollo sostenible y el crecimiento económico inclusivo y resiliente; 3) Apoyar el fortalecimiento de las instituciones y la apertura política y 4) Promover una movilidad ordenada, regular y segura, tanto entre Europa y África como dentro del propio continente africano. Estas se desarrollarán según 5 principios transversales, entre los que destaca la promoción y protección de los derechos humanos y de la igualdad de género.

El GEA-UAM señala que el diagnóstico del Plan intenta superar el clásico afropesimismo que no ve más allá de los estados fallidos, las epidemias y hambrunas, al valorar el despegue de su población como dividendo demográfico en un continente con “abundancia de tierra arable, de agua, de recursos naturales y, sobre todo, de su mayor recurso: la energía de millones de jóvenes mujeres y hombres. Usando las nuevas tecnologías para saltarse etapas tradicionales de desarrollo, África ya está empezando a construir el prometedor futuro que, durante décadas, le ha sido esquivo”. El Plan exalta el creciente protagonismo africano en la globalización económica, con el crecimiento económico de los llamados “leones africanos” (Etiopía, Sudáfrica, Nigeria, Senegal, Tanzania y Costa de Marfil), el atractivo para la inversión extranjera, el rápido desarrollo de las telecomunicaciones y redes sociales y los avances en democracia, paz y prosperidad. 

Sin embargo, el GEA-UAM observa en el análisis un peso excesivo de los elementos aún por superar, más que en los cambios políticos democratizadores impulsados por la sociedad civil sobre la base de una mayor libertad informativa y de los medios tecnológicos. Faltaría reconocer en su justa medida los movimientos sociales presentes con fuerza en cada vez más estados africanos. Igualmente echa en falta el GEA-UAM la mención al papel de los feminismos africanos en estos procesos liberadores. Se corre así el riesgo de caer así en un relato “que tiende a retratar a las mujeres africanas sobre todo como víctimas, silenciándose tanto su agencia como su agenda política. […] Para realizar una semblanza más adecuada de la realidad africana, es necesario no sólo un enfoque de género, sino también el enfoque de interseccionalidad junto con el abordaje de los impactos medioambientales.”

En el III Plan África se observa también una insuficiente ponderación de los contextos externos: políticas de austeridad, cadenas globales productivas y de cuidados, evasión y elusión fiscal, así como los intereses geopolíticos, económicos, comerciales y de seguridad de muchos gobiernos (incluida España) y empresas (extractivas, armamentísticas, farmacéuticas, etc.). Y se pone la lupa en los fenómenos del crecimiento demográfico y la movilidad humana, ambos desde la perspectiva del riesgo que entrañan para Europa, no tanto desde el punto de vista de la propia agenda africana.

El control migratorio aparece como una gran prioridad para España, y no tanto los valores como los derechos humanos, la equidad de género, la lucha contra la pobreza o la sostenibilidad medioambiental que jalonan las declaraciones europeas. El GEA considera así este plan como una oportunidad perdida para levantar las miras de la política española en África.

Entrando en las 4 estrategias rectoras del Plan, el GEA apunta, en cuanto a la de paz y seguridad, la apuesta española por la securitización, que eleva el objetivo de seguridad por encima de los relacionados con el desarrollo. Frente a ella son relegados los procesos de promoción de la cultura de paz, los derechos humanos, la equidad de género o el bienestar de las sociedades en conflicto o posconflicto. Curiosamente, tampoco despiertan mucho análisis el comercio internacional de armas y el de recursos naturales. En la estrategia de desarrollo sostenible y crecimiento económico, los agentes privilegiados son las empresas y la liberalización financiera, frente a los mecanismos de cooperación internacional. Es en este apartado en el que el GEA echa en falta alusiones a los mecanismos de diligencia debida, vinculados a los ODS, respecto de las oportunidades de inversión de las empresas. Y en cuanto a la estrategia sobre movilidad ordenada, regular y segura, se observa la necesidad de superar el enfoque economicista hacia el de Derechos Humanos y se recomienda incrementar el apoyo a la diáspora africana en España.

El informe del GEA-UAM concluye con unas pertinentes recomendaciones en el contexto de la pandemia, entre las que destacaríamos la de mantener los fondos destinados a paliar el efecto de otras enfermedades previas, trabajar por el fortalecimiento de los sistemas de salud, presionar para el acceso universal a las vacunas y no aprovechar la pandemia para reforzar los controles migratorios.

 

Puedes consultar el informe completo aquí. 

CONSENTIMIENTO COOKIES

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros productos y servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Al aceptar el presente aviso entendemos que das tu consentimiento a nuestra Política de Cookies. Saber más

Acepto

Únete a REDES

¡Únete ahora!

Boletín de noticias