Pricing Table Particle

Quickly drive clicks-and-mortar catalysts for change
  • Basic
  • Standard Compliant Channels
  • $50
  • Completely synergize resource taxing relationships via premier market
  • 1 GB of space
  • Support at $25/hour
  • Sign Up
  • Premium
  • Standard Compliant Channels
  • $100
  • Completely synergize resource taxing relationships via premier market
  • 10 GB of space
  • Support at $15/hour
  • Sign Up
  • Platinum
  • Standard Compliant Channels
  • $250
  • Completely synergize resource taxing relationships via premier market
  • 30 GB of space
  • Support at $5/hour
  • Sign Up

En Mozambique, las estaciones del ano no se corresponden con las nuestras, la europeas; de entrada, no son mas que dos: la estacion de las lluvias y la estacion seca. Ni el comienzo del curso escolar, que ellos lo tienen en febrero. Ni muchas otras cosas, como por ejemplo, la recogida de frutos, que alli puede ser a lo largo de todo el ano, dado el clima exuberante del que gozan.

Tal vez por eso, dos misioneros somascos destacados en Inhamizua, Beira -el P. Carlos y el P. Pedro-, han decidido que tambien a ellos les habia llegado el tiempo de la recoleccion, de la recogida de frutos, y se sentaron a hacer balance. No esta nada mal; de vez en cuando, es agradable recibir noticias de como estan yendo las cosas alli, pues, aunque sea lejos, es, la de Beira, una obra tambien “algo nuestra”. Asi, por lo menos, la sentimos nosotros. Su testimonio llega a traves de la ONGD Emiliani.

Escribe el P. Carlos, en nombre de los dos: «...Poco a poco, las obras se van terminando, y nuestra vida en Beira va tomando un ritmo nuevo. Y con nuevo rit-mo, con nuevos brios, camina tambien nuestra “Obra somasca”, fruto de la cooperacion conjunta de tantas personas: los varios Religiosos que, desde su funda-cion, han hecho posible un presencia somasca estable en Mozambique; vosotros, religiosos y laicos, que desde todo el mundo, principalmente Espana e Italia, habeis ofrecido vuestro apoyo con oraciones, mensajes de animo, actividades de concienciacion y aportacion y recogida de fondos -en casas somascas o no- para que esto de aqui sea una realidad que van dando sus pasos. Porque es verdad que, bajo el aspecto economico, seguimos dependiendo de las ayudas que nos llegan del exterior: tanto de la Congregacion, a traves de nuestra Provincia de Espana y la Oficina de Misiones, como de los proyectos cuya financiacion nos llega por mediacion EMILIANI, ongd.»

El balance entra ahora en el detalle, y va repasando cada uno de los distintos aspectos de la Obra. Los hogares, que constituyeron la primera fase del proyecto, estan llenos y «a pleno rendimiento las cuatro casas-hogar, ahora con 49 menores, una de ellas para ninas; en ellos se desarrollan actividades de distinto tipo, para ofrecer una atencion cada vez mas integral y completa en todos los ambitos: educativo, escolar, sanitario, familiar, etc. A esto, hay que anadir una hora diaria de refuerzo educativo -¡la lectura y la escritura son dos asignaturas pendientes en la mayoria de los muchachos y muchachas aqui!- realizado en grupos reducidos para una atencion mas personalizada y eficaz. Actualmente son cuatro las personas que llevan adelante esta tarea.

Desde este curso, todos los menores que estan siguiendo los estudios regulares asisten a una escuela privada regida por los Hermanos de La Salle. El trasporte escolar se realiza en un microbus ex profeso para nuestro Centro, tanto el grupo de la manana como el que asiste en horario de tarde. Debido a cuestiones de seguridad y seriedad, hemos tenido que cambiar de medio (microbus) y practicamente se ha duplicado el coste que se habia presentado en el proyecto presentado. ¡Dios proveera!

Quienes por distintas circunstancias no estan escolarizados, asisten a la escuela de alfabetizacion interna; por lo que podemos decir que, en este momento, todos nuestros menores van diariamente a clase.»

Con estas informaciones nos queda claro que la primera etapa del proyecto esta yendo viento en popa; por eso, seguimos con el balance. Un segundo paso lo constituia el proyecto de reforestacion de la parte del fondo de la finca, con el saneamiento del terreno y su nivelacion, para hacerlo productivo. «Una buena alimentacion es imprescindible para una buena salud. A eso ayudan los trabajos en la agropecuaria. En la parte agraria tenemos ya una buena extension de huerta, cuyas primicias son lechugas y berenjenas, pero tenemos semillas y pequenas plantas (entre otras, de acelgas), que si Dios quiere, iran produciendo segun la epoca. Contamos ya con un buen numero de arboles de sombra (acacias, pinos y eucaliptos) y frutales (plataneras, cocoteros y otros en menos cantidad).

Ya esta instalada una bomba fija para el riego, y pronto se instalara una segunda, ademas de otras moviles que se estan usando para achicar el agua en las zonas inundadas. Esta previsto un pozo y rellenar una superficie amplia para que sea cultivable.

En la parte pecuaria o de granja, tenemos gallinas de diverso tipo que, a finales de este mes o principios del proximo tendrian que comenzar con la puesta de huevos; esto se completa con algunas cabras: ya han nacido varias crias... y hemos tenido ocasion de saborear la carne....; proximamente pensamos aumentar la variedad y el numero de animales: ademas habra que pensar en construcciones para ellos.

Esta labor se complementa con la panaderia, de momento solo para uso interno pero en un futuro podria ser un servicio para la aldea que nos acoge. Junto con la sastreria (tenemos un sastre al que ayuda uno de los chavales del Hogar, y ya han hecho los uniformes de todos nuestros ninos y para la Escuela de Alfabetizacion) son trabajos en los que colabora voluntariamente el grupo de mayores, cada uno segun sus inclinaciones: todo ello forma parte del proyecto educativo, no solo en lo que se refiere a aprender distintos oficios que podran servirles el dia de manana, sino para educar en valores como el trabajo, la responsabilidad, la constancia…, y completar su formacion academica.»

En estos dias (a mediados de febrero) se ha puesto en marcha uno de los proyectos que complementan la obra del Hogar: la Escuela de alfabetizacion, como servicio a los muchachos mayores pero, en especial, al entorno de la aldea de Inhamizua; de hecho, «...ofrece formacion a 163 alumnos, de los cuales el numero de mujeres -111- duplica al de hombres -52-; y todo esto con personal nativo (4 mujeres y 5 hombres, entre profesores, direccion y secretaria). Despues de un inicio un tanto complicado, esta asentandose; es verdad que todavia faltan muchos detalles, pero como todo por aqui.»

Se desarrolla en dos turnos, tarde y noche, y esto nos da una idea de la necesidad y de la importancia que esta actividad supone. «Entre el alumnado hay adolescentes (los menos, jovenes y adultos. Las materias que se imparten son: portugues, matematicas, moral, ciencias e informatica. La duracion del proyecto es de tres cursos (48 alumnos en primero, 58 en segundo y 57 en tercero) y al acabar estos estudios pueden seguir, quienes lo desean, con la educacion regular en 6º curso de Primaria (equivale a tener terminado “5ª classe do Sistema Nacional de Educação").»

Como misioneros y sacerdotes, la actividad pastoral es uno de los pilares de la Obra. Y la gente responde con generosidad: «...este ano, los oficios religiosos de Semana Santa se han celebrado en nuestro flamante salon-capilla, con una buena afluencia a los diversos cultos. Tambien ha habido confesiones. A la Vigilia Pascual, donde fueron bautizados algunos menores del Centro, asistieron cerca 300 personas, a las que se ofrecio luego una pequena cena compartida. El viacrucis por los alrededores del Centro ha contado con una aceptable participacion, tanto los viernes de cuaresma como en el Viernes Santo. Seguimos, ademas, con los grupos de anos anteriores: catequesis, jovenes, acolitos…

Actualmente hay 6 seminaristas en nuestro seminario, una casa a la que faltan los ultimos retoques. Hace 15 dias llegaban a Espana los 4 primeros jovenes nativos para emprender un camino mas intenso de vida religiosa somasca.»

Como podemos ver, la recoleccion es abundante; el trabajo ha valido la pena, esta valiendo la pena. Pero no hubiese sido posible sin la colaboracion activa y generosa de tantas y tantas personas que, renunciando, a veces con notables sacrificios -pues somos conscientes de que tambien entre nosotros hay quien pasa por momentos apurados- a pequenas o grandes cosas, contribuye a ir poniendo un ladrillo sobre otro en esta Obra de solidaridad y hermandad, que para Mozambique, para África entera, es “cuestion de vida”. Y tambien “debida”, pues en deuda estamos los unos con los otros.

«Pero esto no para aqui -concluye el P. Carlos su “balance”-; seguiremos llevando adelante antiguos y nuevos proyectos, para ofrecer lo mejor que tenemos a nues-tro alcance, con la colaboracion de todos vosotros. Agradecemos nuevamente to-das las ayudas recibidas, tanto materiales como las otras, no tan tangibles, es cierto, pero no por ello menos prescindibles.»

Fuente: Fundacion Emiliani

CONSENTIMIENTO COOKIES

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros productos y servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Al aceptar el presente aviso entendemos que das tu consentimiento a nuestra Política de Cookies. Saber más

Acepto

Únete a REDES

¡Únete ahora!

Boletín de noticias