Pricing Table Particle

Quickly drive clicks-and-mortar catalysts for change
  • Basic
  • Standard Compliant Channels
  • $50
  • Completely synergize resource taxing relationships via premier market
  • 1 GB of space
  • Support at $25/hour
  • Sign Up
  • Premium
  • Standard Compliant Channels
  • $100
  • Completely synergize resource taxing relationships via premier market
  • 10 GB of space
  • Support at $15/hour
  • Sign Up
  • Platinum
  • Standard Compliant Channels
  • $250
  • Completely synergize resource taxing relationships via premier market
  • 30 GB of space
  • Support at $5/hour
  • Sign Up

Acceso

Tal y como decretó la ONU en 2013, el 30 de julio se estableció como el Día Internacional contra la Trata de Personas, con el objetivo fundamental de concienciar a la sociedad y los gobiernos, acerca de la grave problemática que esta violación de los derechos humanos y fundamentales acarrea a sectores de población vulnerables y la enorme expansión a nivel mundial de esta problemática y delito.

Sensibilizar e incidir en esta problemática social creemos que es fundamental para que la sociedad española perciba la Trata de Personas como una vulneración de derechos y que en nuestro país está más presente de lo que la sociedad en general pueda percibir.

Somos conscientes que en este sentido queda mucho por conseguir y muchos mitos y falsas creencias que tenemos que derribar para que esta problemática sea más conocida por la sociedad en general. Cuando hablamos de Trata tenemos que ser conscientes que ni es una vulneración de derechos humanos que afecta al ámbito sexual de la persona y que ni mucho menos es una problemática que afecta exclusivamente a otros países y sociedades.

Nos unimos y apoyamos favorablemente la iniciativa de las autoridades competentes en materia legislativa con la nueva Ley Integral Contra la Trata, aunque más aún, agradecemos y nos unimos a la iniciativa que el pasado mes de abril, el Ministerio de Igualdad puso en marcha con la consulta pública previa a la elaboración de esta ley.

Los datos en este sentido siguen siendo devastadores y que tenemos que sensibilizar, informar y reflexionar como sociedad, españoles y europeos que estamos ante una problemática que debemos dar respuesta e intervenir con urgencia;

·       4 millones de personas son forzadas a algún tipo de servidumbre cada año.

·       El 72% de las víctimas de trata son mujeres y niñas, la mayoría de ellas con fines de explotación sexual (UNODC).

·       2.500.000 personas son sometidas a esclavitud de las cuales el 56% son víctimas de explotación sexual (OIT).

·       El 62% de las mujeres fueron iniciadas en la prostitución siendo menores de edad.

·       El 95% de las mujeres que ejercen prostitución en España son extranjeras.

·       En el caso de América Latina no es solo un corredor para la trata, sino que además son países de origen, de tránsito y de destino, con trata de personas tanto interna como internacional.

·       Europa Occidental y Central es la zona del mundo donde más víctimas hay procedentes de Asia Oriental y África Subsahariana.

Desde REDES nos queremos unir a la conmemoración de este día, valorando el enorme trabajo que entidades como la Fundación Serra-Schönthal, Fundación Amaranta o Fundación Cruz Blanca realizan en España y otros países, a beneficio de víctimas de la vulneración de derechos humanos relacionados con la Trata de Personas.

REDES y Justice Coalition of Religious organizaron ayer un coloquio dentro del programa oficial del Foro Político de Alto Nivel de ONU. Fe Sin Fronteras significó un impulso a las alianzas entre las congregaciones religiosas, las administraciones encargadas de Cooperación Internacional y las entidades de la sociedad civil que monitorean el avance de la Agenda 2030.

El encuentro, celebrado on line, contó con más de 130 participantes de muy diversas geografías y se pudo seguir en francés, inglés y español. Se inició con las intervenciones de S.E. Miguel Á. Moratinos, Alto representante de la Alianza de Civilizaciones de ONU, Andrés R. Amayuelas, representante de Futuro en Común y Sor A. Smerilli, Subsecretaria del Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral. En la segunda parte representantes de 4 comunidades locales presentaron sendos proyectos de desarrollo para destacar cómo la alianza entre congregaciones y administraciones contribuye al avance de la Agenda 2030. Estos proyectos se centraban en el ODS 10, reducción de la desigualdad, vinculándolo especialmente con algunos otros, como los ODS 2, 3, 4, 12 y 13.

Marta Iglesias, presidenta de nuestra entidad socia Asociación para la Solidaridad, vinculada a la familia Redentorista, introdujo el coloquio destacando la trayectoria que REDES y JCoR desarrollan para visibilizar a las comunidades excluidas y contribuir a su desarrollo humano integral.

Fue revelador escuchar a Miguel Ángel Moratinos sobre la importancia de las encíclicas Laudato Si‘ y, sobre todo Fratelli Tutti, que no ha despertado tanta aceptación como la primera, ya que toca directamente las contradicciones de nuestra sociedad, porque „va al centro de lo que falta para aplicar la Agenda 2030“, y plantea los desafíos que tenemos para recuperar la dignidad humana. Moratinos, directamente, nos animó a difundir Fratelli Tuitti por todos los medios, como contribución para construir la „arquitectura ético espiritual“ o „paraguas espiritual“ que la Agenda 2030, que va muy retrasada, precisa. Igualmente, advirtió la necesidad de acoger la Agenda 2030 completa, sin privilegiar unas u otras metas, en consonancia con la invitación de Francisco a escuchar el grito de los pobres y el grito del planeta.

Sor Alessandra Smerilli manifestó cómo la crisis global es una oportunidad de preparar algo nuevo. La pandemia no hace más que denunciar las „raíces rotas“ de nuestro sistema basado en el consumo exacerbado y la depredación de los recursos. La comisión COVID del Vaticano, en la que ella participa, es una respuesta para mirar y reflexionar desde los distintos ángulos de esta crisis para poder proponer alternativas. Y los 7 Objetivos Laudato Si, impulsados por la Plataforma de Acción Laudato Si‘, son una respuesta concreta para que todas las instituciones nos convirtamos/transformemos.

Andrés R. Amayuelas comenzó su intervención desglosando los diversos referentes eclesiales que marcaron su inclinación al compromiso por la solidaridad, empezando por el asesinato de los jesuitas de El Salvador en 1989, y le ayudaron a comprender vitalmente la opción preferencial por los pobres. En el avance de la Agenda 2030 no se puede prescindir, señalaba, de las religiones, siendo necesaria la „polinización cruzada“ desde los diversos sectores sociales para fortalecer el camino, lo que representa la alianza Futuro en Común a la que Amayuelas representaba ayer. De las entidades eclesiales remarcó su capacidad de trabajar y generar alianzas, como las que impulsaron en España la campaña Sin Duda, Sin Deuda hace más de 15 años. Y ante la compleja crisis global que padecemos, nos invitó a sostener la militancia, junto al resto de la sociedad civil. 

En la segunda parte del encuentro, Sor Patricia Murray-IBVM, secretaria de la Unión Intenacional de Superioras Generales presentó la muestra de 4 experiencias de desarrollo que reflejan la colaboración entre las congregaciones y los organismos de cooperación. Se destacó que la Cooperación descentralizada en España permite qeu las administraciones regionales y locales participen directamente en los procesos de desarrollo de las comunidades. Es el caso del proyecto de las Estaciones de Bienestar, impulsado por Arcores-Agustinos Recoletos en Filipinas con apoyo del Ayuntamiento de Valladolid. El proyecto de los Salesianos en apoyo de la digitalización educativa en Haití nos conectó a la convulsa situación de este enclave, remarcando como las congregaciones están presentes en las zonas más conflictivas, antes, durante y después de las emergencias. Desde Mahotas (Mozambique), la hermana hospitalaria S. Alfonso nos mostró cómo las personas con problemas de salud mental pueden conseguir revincularse en la sociedad.  Esta segunda parte se cerró con la presentación del hermoso proyecto Sure we Can de las Hermanas de la Comunidad Cristiana en Nueva York, en el que el reciclaje de residuos sirve como actividad productiva para personas exlcuidas además de contribuir a la educación ambiental a través de huertos urbanos. 

Este evento de REDES significa el primer fruto de la colaboración con JCoR y otras alianzas de congregaciones que trabajan activamente en la incidencia política en las estructuras internacionales de Naciones Unidas, a través del Consejo Económico y Social, ECOSOC.

Vídeo completo del evento.

 

 

 

 

 

 

 

 

 ·       Las entidades de Enlázate por la Justicia lanzamos, junto a otras entidades eclesiales (Alboan, Entreculturas) y otras 9 entidades civiles la Plataforma por las Empresas Responsables.

·       Es un hito en el compromiso iniciado en la campaña Si Cuidas el Planeta Combates la Pobreza para avanzar en una economía justa y sostenible, que ponga a la persona y el planeta en el centro de la economía.

Los límites que debe imponer una sociedad sana, madura y soberana se asocian con: previsión y precaución, regulaciones adecuadas, vigilancia de la aplicación de las normas, control de la corrupción, acciones de control operativo sobre los efectos emergentes no deseados de los procesos productivos, e intervención oportuna ante riesgos inciertos o potenciales. Hay una creciente jurisprudencia orientada a disminuir los efectos contaminantes de los emprendimientos empresariales. (LS 177)  

Compartimos la Nota de Prensa consensuada por esta nueva Plataforma.

Nace la Plataforma por las Empresas Responsables para exigir al gobierno una ley que responsabilice a las empresas españolas de los impactos sobre los derechos humanos y medioambientales

 

  12 organizaciones de sociedad civil, que representan a más de 570 entidades, demandan una ley en España de debida diligencia en materia de derechos humanos y medioambientales.

 

   Debido a la ausencia de normativa vinculante y a la ineficacia de las iniciativas voluntarias, algunas empresas eluden su responsabilidad.

 

    Francia, Alemania y Noruega ya han adoptado legislación sobre debida diligencia empresarial y otros países tienen procesos legislativos en marcha.

Madrid, 24 de junio. - Hoy se ha presentado la Plataforma por las Empresas Responsables que representa a más de 570 organizaciones de sociedad civil y que demandan la aprobación de una ley en España que obligue a las empresas a actuar con la debida diligencia con el fin de garantizar el respeto de los derechos humanos y medioambientales en el ejercicio de sus actividades y a lo largo de su cadena de valor.

Las organizaciones de la Plataforma por las Empresas Responsables abogan por una ley con cinco elementos clave:

1. Obligación de las empresas de desarrollar e implementar planes de debida diligencia y sancionar el incumplimiento de esta obligación.

2. Contenga un sistema disuasorio de infracciones y sanciones para el caso de incumplimiento total o parcial de dicha obligación.

Según Sara García de USO, “un sistema disuasorio de sanciones puede evitar que se llegue a producir el daño. Algunas sanciones que se pueden establecer son, por ejemplo, la imposibilidad de contratar con la Administración pública, de acceder a recursos de cooperación financiera o de internacionalización de la empresa, o sanciones de tipo económico”.

3. Que prevea aquellos casos en los que sí se ha producido vulneración de los derechos y asegure el acceso a la justicia y la reparación de las víctimas.

"Es necesario garantizar a las víctimas el acceso a la justicia y a la reparación efectiva por los abusos de derechos humanos y medioambientales sufridos. Las víctimas se enfrentan a barreras que hoy hacen esto casi imposible por los plazos de prescripción, los costes procesales, o los tribunales y la legislación a aplicar. Es urgente adoptar medidas para poner fin a la impunidad de las empresas cuando cometen violaciones de derechos humanos”, indica Marta Mendiola de Amnistía Internacional.

4. Designe una autoridad pública independiente, que rinda cuentas y esté dotada de un mandato claro, así como de suficientes recursos financieros y personal.

5. Obligación de publicar un informe anual con la información relevante y detallada de sus planes de debida diligencia, así como de su seguimiento y resultado.

Para Miguel Ángel Soto de Greenpeace, "La falta de transparencia y la complejidad en la cadena de valor de las empresas facilita a las empresas no responder de manera efectiva por los impactos sociales y ambientales causados por proveedores y subcontratadas".

España debe tener voz propia si quiere ser tomada en serio en la promoción de una economía sostenible y responsable

La regulación de la debida diligencia sobre empresas y derechos humanos y medioambientales ha entrado de lleno en las agendas públicas de muchos países europeos.  No solo la UE está trabajando en una directiva de debida diligencia en materia de derechos humanos y medioambientales, cuyo primer borrador se presentará después de verano. También países de nuestro entorno han aprobado legislación en la materia (Francia, Alemania y Noruega) y otros tienen procesos abiertos, como Holanda, Austria, Bélgica y Luxemburgo.

España no puede estar a la expectativa de lo que dicte la UE. Los países con legislación nacional en vigor o en proceso de adopción, están mejor situados para influir en los debates sobre las normas de la UE o del Tratado Internacional de Naciones Unidas y además demuestran que se toman en serio la promoción de una economía más responsable y sostenible”, indica Isabel Tamarit del Observatorio de RSC.

Las empresas multinacionales operan en contextos donde la vulneración de los derechos de los trabajadores es frecuente. 2020 ha sido el peor año para los derechos laborales y la libertad sindical en todo el mundo. En el 85% de los países se ha vulnerado el derecho a la huelga y en un 72% los trabajadores no tienen acceso a la justicia, o lo tienen restringido[1]. También en 2020, 331 defensores de derechos humanos fueron asesinados y el 70% de ellos relacionados con la defensa del agua, la tierra o la defensa de los pueblos indígenas, frente a un conflicto con empresas involucradas[2].

La ausencia de normativa vinculante que defina las obligaciones de las empresas y que aseguren el acceso a la justicia para las víctimas de violaciones de derechos humanos y medioambientales, ha llevado a una situación en la que existen importantes lagunas de responsabilidad. Las empresas se han beneficiado de la posibilidad de operar en países donde no existen o no están debidamente garantizadas las leyes que protegen los derechos humanos y el medioambiente. 

Las empresas españolas no son una excepción. Tal como señalan las organizaciones socias de la Plataforma, existen casos documentados de vulneración de derechos debido a la mala práctica de alguna de nuestras empresas. Esta vulneración de derechos humanos y medioambientales pone de manifiesto la necesidad de una regulación de la debida diligencia. 

Tampoco las iniciativas voluntarias como medio para evitar las vulneraciones de los derechos humanos y medioambientales están siendo suficientes. Según Almudena Moreno de Alianza por la Solidaridad-ActionAid, “las iniciativas voluntarias de responsabilidad social son insuficientes por sí solas para evitar las vulneraciones de derechos humanos y medioambientales, quizás mejoran la conducta empresarial, pero las limitaciones son claras porque las empresas no están obligadas legalmente a prevenir daños y enfrentan pocas o ninguna consecuencia cuando estos se producen."

Unido a esto, la defensa de los derechos humanos está a la cola de las políticas corporativas en España.  Sólo 13 empresas del IBEX 35 realizaron en 2019 una identificación de riesgos y de impactos en los derechos humanos ligados a su actividad, siendo este el primer paso de un proceso de debida diligencia[3].



[1] Índice Global de Derechos correspondiente a 2020, Confederación Sindical Internacional

[2] Análisis Global 2020, Front Line Defenders

[3] Conclusiones de Derechos Humanos. La RSC en las memorias anuales del IBEX 35, ejercicio 2019. Observatorio de RSC

Accede a las peticiones y a la propuesta técnica de la Plataforma por las Empresas Responsables.

La Plataforma por las Empresas Responsables está formada por las siguientes organizaciones:

Alboan, Anesvad, Alianza por la Solidaridad-ActionAid, Amnistía Internacional, Coordinadora de ONGD (550 organizaciones), Economistas sin fronteras, Enlázate por la Justicia (6 organizaciones), Entreculturas, Fundadeps, Greenpeace, Observatorio de la RSC (12 organizaciones) y USO.

Contacto para medios:

Ana Gómez - Amnistía Internacional - Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.  650 34 77 65

Ana Illescas - Observatorio de RSC - Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. 649 83 29 34

 

 

 

 

 

La Comisión Episcopal para los Recursos Naturales de RD del Congo convocó del 21 al 24 de junio un taller formativo para los obispos nacionales sobre La Iglesia de la República Democrática del Congo frente a los desafíos del medio ambiente y los recursos naturales para la protección de la Cuenca del Congo y la Casa Común ".

El objetivo ha sido fortalecer las capacidades de los obispos en temas relacionados con la gestión de los recursos naturales, el medio ambiente, el cambio climático y la incidencia, así como ayudar en la definición de las líneas de su pastoral diocesana. El encuentro contó con la participación de representantes del Estado y de la sociedad civil (empresas, mundo académico) así como de la Iglesia, como el Cardenal Turkson, prefecto del Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral y Mauricio López, ex secretario de REPAM.

En el encuentro se trabajó especialmente cómo avanzar en la Ecología Integral en el contexto tan complicado de la RD Congo, marcado por diversos conflictos armados por el control de los recursos naturales. La contribución de las empresas extractivas al desarrollo armónico del país fue otro de los focos.

La Iglesia de RD Congo mantiene un largo compromiso con estos desafíos que afronta la población. Tal como venimos haciendo con REPAM, debemos alentar este trabajo, fortaleciendo las alianzas eclesiales por la ecología integral, como la REBAC (Red Eclesial de la Cuenca del Congo). Esta Iglesia local es un ejemplo de conversión ecológica a la escucha del grito de los pobres y el grito del planeta, que también nos debe inspirar. Desde nuestro lado, nos refuerza a mantener los procesos de incidencia como el de la Regulación Europea sobre Minerales en Conflicto.

La REBAC viene impulsando el trabajo por la ecología integral en esta zona estratégica tanto a nivel geopolítico como medioambiental. Entre los desafíos sociales pastorales y ambientales de la Iglesia de África, REBAC ha identificado una larga lista: la deforestación masiva, el acaparamiento de tierras, la minería y las guerras que la financian, la explotación artesanal de minerales, la caza incontrolada de especies, la pérdida de la biodiversidad, el acceso limitado al agua potable, la contaminación y la amenaza de la vida acuática, la alteración de las estaciones y las lluvias, la protección de los pueblos indígenas y las violaciones de los derechos humanos.

E. Bazaiba, ministra de Medio ambiente de RDC.

REDES y la Justice Coalition of Religious hemos organizado un side event dentro del programa oficial del Foro Político de Alto Nivel de ONU (FPAN). Del 6 al 15 de julio este Foro es el evento global en el que la comunidad internacional revisa el avance de la Agenda 2030 y los ODS.

REDES nació por el interés de diversas congregaciones de sumar esfuerzos para mostrar una voz común, solidaria con las mayorías descartadas: Una red que sea un referente reconocible en incidencia politica en cooperacion y educacion para el desarrollo, dando voz a aquellas personas hermanas que no son escuchadas.

Este enfoque se ha visto reforzado tanto con Laudato Si‘ como con la reciente encíclica Fratelli Tutti, que reflexiona ampliamente sobre la caridad social y política. La fragilidad de los sistemas mundiales frente a las pandemias ha evidenciado que no todo se resuelve con la libertad de mercado y que, además de rehabilitar una sana política que no esté sometida al dictado de las finanzas, «tenemos que volver a llevar la dignidad humana al centro y que sobre ese pilar se construyan las estructuras sociales alternativas que necesitamos. (Fratelli Tutti 168)

Las congregaciones, especialmente las representadas en REDES y JCoR, sentimos la llamada a buscar alianzas y estructuras orientadas al Bien Común. Somos conscientes de que en este cambio de época, ante la amenaza de la crisis ecosocial, debemos redoblar el trabajo hacia nuestros fines,  compartendo las aspiraciones y el camino con la multitud de entidades que los comparten, desde cualquier otra inspiración laica o religiosa. Acogemos así con esperanza el marco de la Agenda 2030 como herramienta para dar los necesarios pasos concretos.

El 12 de julio, 13.30h (Hora española) celebraremos un inspirador encuentro en el que compartiremos algunos ejemplos de buenas prácticas impulsadas por congregaciones religiosas que contribuyen directamente a la consecución de los ODS que son objeto de revisión este 2021 en el FPAN. Este encuentro se iniciará con los mensajes de M. A. Moratinos, Alto Representante para la Alianza de Civilizaciones (UNAOC), A. R. Amayuelas, representante de la alianza de la sociedad civil Futuro en Común y Sor A. Smerilli, subsecretaria del Dicasterio para el Servicio al Desarrollo Humano Integral del Vaticano. Podrá seguirse en inglés, francés y español.

Enlace a la web del evento.

 

CONSENTIMIENTO COOKIES

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros productos y servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Al aceptar el presente aviso entendemos que das tu consentimiento a nuestra Política de Cookies. Saber más

Acepto

¿Te gustaría que tu entidad se sume a REDES?

Boletín de noticias