Pricing Table Particle

Quickly drive clicks-and-mortar catalysts for change
  • Basic
  • Standard Compliant Channels
  • $50
  • Completely synergize resource taxing relationships via premier market
  • 1 GB of space
  • Support at $25/hour
  • Sign Up
  • Premium
  • Standard Compliant Channels
  • $100
  • Completely synergize resource taxing relationships via premier market
  • 10 GB of space
  • Support at $15/hour
  • Sign Up
  • Platinum
  • Standard Compliant Channels
  • $250
  • Completely synergize resource taxing relationships via premier market
  • 30 GB of space
  • Support at $5/hour
  • Sign Up

Acceso

La Red Eclesial de la Cuenca del Congo (REBAC) lamenta que la importancia que este territorio tiene para el equilibrio climático mundial, y por tanto su servicio al planeta, no sea suficientemente reconocida en la COP. El dispositivo conocido como torre de flujo, instalado en Yangambi (RD Congo) en 2020 está aportando datos sobre su capacidad de fijar carbono, contribuyendo a paliar el efecto invernadero y el cambio climático, que confirman esta relevancia. La cuenca del Congo asegura la supervivencia de más de 300 millones de personas en el medio rural, además de su papel en la biodiversidad. 

Como altavoz de esta realidad, REBAC participa en la Plataforma de Acción Laudato Si’ y trabaja conjuntamente con centros de promoción de la sostenibilidad en Indonesia y Brasil para sensibilizar a los actores eclesiásticos de la cuenca del Congo sobre los desafíos pastorales, sociales y medioambientales del cambio climático y permitir así a las comunidades cristianas desempeñar un papel determinante en la lucha contra el cambio climático. El presidente gabonés señaló en esta COP26: «La cuenca del Congo es el corazón y el pulmón del continente africano, no podemos ganar la batalla contra el cambio climático si no mantenemos la cuenca en pie». 

No obstante, REBAC destaca que durante esta COP26 se ha creado el Fondo Azul, para proteger este bosque ecuatorial. Asimismo, los presidentes de RD Congo y del Reino Unido han firmado un acuerdo histórico para promover la gestión sostenible de este espacio. Se han celebrado también diversos encuentros de alto nivel sobre la gestión y financiación de los bosques tropicales con mandatarios de distintos estados africanos junto a sus homólogos de otros países como Pakistán o Costa Rica.

REBAC muestra cómo las entidades eclesiales pueden facilitar los acuerdos políticos que permiten mejorar la vida de las comunidades y el medio ambiente.

Fuente: Rigobert Minani SJ-REBAC

 

El borrador del nuevo Documento Marco sobre Voluntariado Internacional de REDES pone por escrito que nuestras organizaciones no tienen voluntariado, sino que son entidades de voluntariado. Más de 20 entidades, incluyendo algunas externas a REDES, como Confer y Cáritas, estuvieron reflexionando conjuntamente este documento el pasado 11 de noviembre en la jornada anual de Voluntariado Internacional. Un momento de hacer presente lo que es REDES: un espacio fraterno donde las distintas organizaciones comparten su experiencia para crecer juntas al servicio del mundo.

Fue un encuentro presencial, con la alegría de muchos reencuentros cara a cara, en la sede de nuestra socia Karit-Solidarios por la Paz. Comenzamos alimentándonos con las intuiciones, que no recetas, de Luis Aranguren, que nos enmarcó la ética del cuidado en el voluntariado. Desde una perspectiva histórica, solo llevamos diez mil años en la civilización de la conquista, que en los últimos dos siglos se ha exacerbado, colocándonos en la crisis ecosocial que padecemos. Contraponía Luis de una lado, la vida estrecha del modelo consumista extractivo, del progreso indefinido y que prima los medios frente a los fines; y de otro, la vida ancha, en la que prima el nosotros y los vínculos sociales para asegurar las necesidades básicas de la comunidad. Esta sería la civilización del cuidado.

En este cambio de época, queremos alumbrar una nueva normalidad alternativa, en la que la experiencia del voluntariado es punta de lanza. La pandemia debe ser lugar de aprendizaje, para tomar conciencia de que “O cuidamos, o morimos como especie” (L. Boff). La salida de la crisis sistémica no puede proceder del mismo plano en que se ha generado, sino que requiere mirar desde otro lugar, girar la cámara, como hicieron los astronautas del Apolo 8 cuando por vez primera el ser humano pudo ver la esfera terrestre desde fuera, flotando misteriosamente en el espacio.

Pero no nos quedamos en el fenómeno del voluntariado, sino que promovemos la cultura del voluntariado, y más aún, la espiritualidad del voluntariado. El voluntariado expresa que soy gracias a ti (Ubuntu), en reciprocidad. Para descubrir esa espiritualidad debemos cuidar que las personas voluntarias surjan de grupos de referencia en los que se comparte lo vivido, lo que experimentamos al ponernos frente al dolor del mundo, leyendo y narrando lo que ocurre en el corazón. El voluntariado es así “más de Word que de Excel”, pues debe primar lo narrativo más que lo práctico y ejecutivo (lo que yo hago, el impacto de mi acción…).

A continuación, Ana Vázquez y Cristina Caravello, de Entreculturas nos ayudaron a reflexionar los retos que nuestras entidades deben afrontar en relación al voluntariado. En la parte más política, el voluntariado internacional debería ser tenido en cuenta como agente en el ámbito de la cooperación internacional. En este sentido, el Reglamento de la Ley del Voluntariado lleva años en espera… Igualmente, faltan datos reales y detallados de la magnitud de este fenómeno. Ahí cobra mayor interés la encuesta anual que REDES impulsa cada año en nuestras socias. Y en la parte más cotidiana, nuestras entidades tienen diversos retos, como incorporar al voluntariado las solicitudes de personas con distintas diversidades (de género, funcional, étnica…); la necesidad de adaptar nuestros programas, sin perder la esencia, a las generaciones jóvenes a las que les cuesta entrar en procesos de largo plazo; cómo acompañar el complicado proceso de retorno de la persona voluntaria.

En la última parte de la jornada, trabajamos por grupos los distintos apartados del borrador del Documento Marco de Voluntariado Internacional, dedicando tiempo para que este recoja las intuiciones de nuestras distintas entidades y más aún, el sentir de todo REDES. Con estos aportes se elaborará un nuevo borrador que será enviado a las entidades socias de REDES de cara a poder ser aprobado en la próxima Asamblea 2022.         

Vídeo de la ponencia de Luis Aranguren

Presentación de Luis Aranguren

Presentación de Entreculturas

 

REDES se suma al Manifiesto por una economía al servicio de la Justicia Social y el cuidado de la Casa Común, impulsado desde Latinoamérica por organizaciones eclesiales y movimientos populares. 

De acuerdo con el llamamiento realizado por el Papa Francisco el pasado 16 de octubre durante el IV Encuentro Mundial de Movimientos Populares, reclamamos una economía "al servicio de los pueblos para construir una paz duradera basada en la justicia social y el cuidado de la Casa Común". En su discurso el Papa pidió a las empresas extractivas que pongan fin a las violaciones de los derechos humanos y medioambientales que implican sus actividades, como la destrucción del medio ambiente, la contaminación del agua, la intoxicación de los pueblos y los alimentos. Estos abusos fueron denunciados por Enlázate por la Justicia al presentar en 2019 en Informe de la REPAM sobre Vulneración de DDHH en la Amazonía. 

"Este sistema, con su implacable lógica del beneficio, está escapando a todo control humano. Es hora de parar la locomotora, una locomotora fuera de control que nos está llevando al abismo", invitó el Papa Francisco. "El cambio personal es necesario, pero también es esencial ajustar nuestros modelos socioeconómicos para que tengan un rostro humano. Volver a las viejas costumbres sería realmente suicida y, si se me permite estirar un poco las palabras, ecocida y genocida", reforzó.

Lanzamos el Manifiesto en recuerdo del crimen ocurrido en Brumadinho en 2019, que cumplió 1000 días de impunidad el pasado 25 de octubre, donde murieron más de 270 personas sepultadas por la ruptura de un dique de la empresa Vale. En línea con el trabajo realizado por los firmantes con las comunidades martirizadas por la gran minería, el documento reafirma el acompañamiento y la denuncia de la "injusticia que sufren miles de personas a causa del extractivismo y sensibilizamos sobre los impactos de la minería y otros proyectos depredadores". Las más de 20 organizaciones que se unen a través del manifiesto llaman a la urgencia al modelo minero transnacional que "se expande sobre la vasta geografía y socio-biodiversidad de Nuestra América" y lo declaran como una "expresión contemporánea del colonialismo inherente al desarrollo del capitalismo como proyecto civilizatorio". El grupo de organizaciones, en una carta, asume la corresponsabilidad de promover una economía que actúe con propuestas que contribuyan a una economía postextractivista. 

El manifiesto que se presenta hace un llamamiento a las iglesias, los movimientos populares y la sociedad civil para que se unan en la creación de una estructura social que "sea capaz de transformar el modelo económico caracterizado por la ciega voracidad de un tipo de explotación extractiva que no para de crecer y expandirse; que cuanto más extrae y más deprime, más necesita para seguir destruyendo la naturaleza".

Lee el Manifiesto completo

Para las organizaciones que deseen firmar el manifiesto, dirijan su solicitud aquí. 

Las organizaciones de la Plataforma por las Empresas Responsables1, entre las que figuran Enlázate por la Justicia (Cáritas, Cedis, Confer, Justicia y Paz, Manos Unidas y REDES), Alboan y Entreculturas, hemos pedido al Gobierno español que aborde sin dilación y antes del fin de esta legislatura, el compromiso adquirido de llevar a cabo una Ley de Debida Diligencia en materia de derechos humanos y medioambientales.

En una carta abierta dirigida al presidente y a las tres vicepresidentas del gobierno, los firmantes, representando a más de 530 entidades sociales, expresamos nuestra preocupación por la falta de acción del ejecutivo en emprender una ley que establezca la obligación a las empresas españolas de respetar los derechos humanos y medioambientales en su cadena de valor y que asimismo garantice el acceso a la justicia de las víctimas cuyos derechos hayan sido vulnerados.

Este tipo de marcos legales son necesarios para prevenir, mitigar y reparar los daños a las poblaciones y ecosistemas que la Iglesia, y en concreto la plataforma Enlázate por la Justicia, viene denunciando. Hacen falta marcos regulatorios globales que impongan obligaciones y que impidan acciones intolerables, como el hecho de que empresas o países poderosos expulsen a otros países residuos e industrias altamente contaminantes. (LS 173). El año pasado más de 200 obispos de todo el mundo se comprometieron con una ley análoga a nivel europeo. 

Hace ya cuatro años que el Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales de Naciones Unidas mostró su preocupación por los vacíos del ordenamiento jurídico español y recomendó a España adoptar medidas legislativas en este sentido.

Tanto los partidos del gobierno de coalición, que incluyeron en sus programas electorales la promesa de una ley de este tipo, como el propio gobierno español, han hecho especial énfasis en la implicación activa del sector privado en la defensa y promoción de los derechos humanos y el cumplimiento del principio de debida diligencia, sin embargo las promesas sólo permanecen en el papel. Hasta la fecha los socios de gobierno no parece que estén trabajando en este sentido y se desconocen los pasos concretos para presentar un borrador de ley.

Mientras tanto, países como Francia, Alemania y Noruega ya han aprobado legislación de debida diligencia y otros como Luxemburgo, Austria, Bélgica y Holanda tienen procesos legislativos en marcha. También antes del fin de 2021 la Comisión Europea publicará el primer borrador de directiva de “Gobierno Corporativo Sostenible” que regulará la debida diligencia en materia de derechos humanos y medioambientales y que será obligatoria para las empresas europeas.

Este contexto internacional brinda la oportunidad a España de convertirse en referente en el liderazgo y la promoción de los derechos humanos, haciendo de ello un carácter distintivo de las empresas españolas en el exterior. Para ello, España debe abordar sin dilación, antes del fin de esta legislatura, la promesa de llevar a cabo una Ley de Debida Diligencia en materia de derechos humanos y medioambientales e implementar así la recomendación de las Naciones Unidas.

En la actualidad hay empresas en España que de manera voluntaria abordan este enfoque en su modelo de negocio y de gestión, pero siguen siendo una minoría. La ausencia de regulaciones adecuadas y la falta de consecuencias por la gestión negligente de los derechos humanos y los impactos ambientales en las cadenas de valor globales significa que hay pocos incentivos para que las empresas aborden esos impactos”, declaró Isabel Tamarit, portavoz de la Plataforma por las Empresas Responsables.

La Plataforma por las Empresas Responsables aboga por una ley que además de establecer la obligación de que las empresas respeten los derechos humanos y medioambientales en su cadena de valor, asegure mecanismos de rendición de cuentas y el acceso a la justicia de las víctimas cuyos derechos hayan sido vulnerados.2  

 1. La Plataforma por las Empresas Responsables está formada por las siguientes organizaciones: Alboan, Anesvad, Alianza por la Solidaridad-ActionAid, Amnistía Internacional, Coordinadora de ONGD (550 organizaciones), Coordinadora Estatal de Comercio Justo (31 organizaciones), Economistas sin fronteras, Enlázate por la Justicia (6 organizaciones), Entreculturas, Fundadeps, Greenpeace, Observatorio de la RSC (12 organizaciones), Oxfam Intermón y USO.

 2. Lee las peticiones y la propuesta técnica de la Plataforma por las Empresas Responsables.

La Cumbre del Clima COP26 de Glasgow está a las puertas, como nueva oportunidad de cambiar el rumbo del sistema atendiendo a la emergencia climática y ecosocial. Distintas confesiones cristianas y no cristianas se vienen manifestando sobre la necesidad de atender los avisos reiterados que llegan hace tiempo desde el mundo de la ciencia y están siendo reivindicados desde todos los sectores sociales.

El Papa Francisco reunió a primeros de octubre a líderes religiosos y científicos para mostrar ese llamado unitario. La campaña Planeta Sano Gente Sana está recogiendo adhesiones de todas las personas que piden que esta COP26 signifique realmente un paso adelante para alcanzar compromisos para reducir el ya inevitable impacto del cambio climático. Y en sintonía, el Movimiento Laudato Si presenta estos días casos concretos de instituciones religiosas que se toman en serio este camino y desinvierten en empresas que negocian con combustibles fósiles. Se trata de 72 instituciones en 10 países (entre los que aún no está España).

REDES se suma a este clamor también desde distintas plataformas de la sociedad civil en las que participamos junto a otras entidades de Iglesia, como Cáritas y Manos Unidas. Es el caso de la Alianza por el Clima, que junto a la urgencia de las medidas, insisten en que estas se tomen teniendo en cuenta que el cambio climático exacerba las desigualdades y la injusticia, al sufrirlo en mayor medida las personas más vulnerables. Por su parte, Futuro en Común, que nos acompañó en la apertura de nuestro reciente Foro de Incidencia Política a través de Isabel Iparraguirre, quiere destacar en su campaña #NosVaElFuturoEnEllo cómo en todo el planeta hay personas que se organizan para aportar soluciones y nuevos modelos de desarrollo.

Tenemos pues una oportunidad de, a nivel personal y de nuestras instituciones (colegios, comunidades, grupos…), dar pasos concretos en nuestro estilo de vida, mantenernos informados y expresar nuestra voz para mitigar y frenar los efectos del cambio climático.

 

 

CONSENTIMIENTO COOKIES

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros productos y servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Al aceptar el presente aviso entendemos que das tu consentimiento a nuestra Política de Cookies. Saber más

Acepto

¿Te gustaría que tu entidad se sume a REDES?

Boletín de noticias